El Ministerio de las Almas Perdidas

Crítica discos: Insomnium – Above the Weeping World (2006) 9,7/10

Aire fresco desde Finlandia. Insomnium alimentan y reflotan con su tercer “Above The Weeping World” la escena death metal melódica, con personalidad, calidad y un álbum excelente de principio a fin.

Herederos principalmente del sonido de Dark Tranquillity, le añaden los toques de oscuridad de Katatonia, y los (muy sutiles) elementos folk de Amorphis para conformar un sonido propio que da un empujón a una escena últimamente parca en ideas. Guitarras dobladas de tintes melódicos, voz desgarradora a-la-Mikael Stanne, pasajes o más bien paisajes acústicos que aportan el toque progresivo, riffs incluso adictivos adornados con trabajadas líneas de guitarra solista, batería trabajando de motor con la propulsión del doble bombo, audible y presente bajo, y casi completa resistencia a la tentación de adornar su death metal con excesivos y superfluos teclados paisanos. Estos son los hechos diferenciales del cuarteto finés.

“Above The Weeping World” es la culminación de un trabajo iniciado con “In The Halls Of Awaiting” y “Since The Day It All Came Down”, un álbum soberbio donde se inició el camino hacia la melodía en unos términos más doom y melancólicos que los que acredita su actual trabajo. Sin duda estamos ante una de las carreras más prometedoras del estilo, con tres discazos en su haber.

“The Gale” abre ostentosamente el camino hacía la melancolía, tras el sonido de la lluvia y las frágiles notas de piano, en lo que es la instrumental banda sonora de la oscuridad, adornada con sintetizados violines que dan el toque clásico necesario para envolverla de épica.

Cuidadosamente preparado el oído para lo que se avecina, “Mortal Share” es todo un homenaje a Dark Tranquillity, el tema que mejor refleja la influencia que el veterano grupo sueco ha ejercido sobre Insomnium, con guitarras dobladas ultramelódicas dibujando líneas pegadizas sobre una base de riffs rítmicos y original batería que varía entre medios tiempos y la rapidez propia del estilo.

La excelente “Drawn To Black” aglutina todas las características de Insomnium. El sonido de guitarra combina el death metal tradicional sueco con la oscuridad que desprenden los riffs con aires de Katatonia. Los inteligentes instantes acústicos dan riqueza a una larga composición que se erige como la mejor del álbum. De nuevo es remarcable el trabajo de la sección rítmica del dúo Sevanen/Hirvonen.

“Change Of Heart”, se mueve sobre terrenos más tranquilos en gran parte de su recorrido. Iniciado a modo casi de nana, se transforma en una progresivo medio tiempo épico en el que tímidamente asoman los teclados. Las guitarras acústicas reaparecen dándole un agradecido toque Anathema.

Lentas guitarras acústicas y susurros introducen a “At The Gates Of Sleep”, otro mayestático medio tiempo, donde el bajo del también vocalista Niilo Sevanen juega un papel crucial. De compacta armonía y potencia, presenta un interludio instrumental acústico donde afloran los sutiles tintes folk, otrora más presentes en Insomnium.

“The Killjoy” es uno de los cortes más heavies, amén de las guitarras rítmica y solista de corte más clásico, y cuenta con un apoteósico final. “Last Statement” es un desesperado viaje por la música de Insomnium en todas sus vertientes, destacando los remarcados toques progresivos de sus instantes acústicos, que pueden recordar en detalle a Opeth o Porcupine Tree, exaltados al final en lo que es uno de los mejores momentos del álbum donde exquisitas notas de guitarra dibujan un escenario extático.

Es hora de citar a otro grupo (repasemos referentes: Dark Tranquillity, Amorphis, Katatonia, Anathema, Opeth y Porcupine Tree) presente en el sonido de Insomnium, In Flames. Sus artes guitarreras son más perceptibles que nunca en “Devoid Of Caring”, especialmente en los riffs iniciales. La canción vuelve a ganar enteros en su atmosférico final, grandioso clímax melódico donde se desata algo más que música, el importante sentimiento.

“In The Groves Of Death” cierra el álbum con diez minutos a medio tiempo, donde la guitarra acústica solista se superpone a la rítmica guitarra eléctrica. Termina el viaje por “Above The Weeping World” tal como empezó, con la lluvia, un sencillo pero importante detalle, que da al álbum un cariz de uniformidad conceptual y estilística.

“Above The Weeping World” es absolutamente recomendable a los seguidores del death metal melódico, especialmente aquellos que veían con temor y desencanto tanto la saturación de la escena como la actual falta de ideas. Insomnium han renovado el estilo, y ha devuelto la esperanza a quien ve con tristeza el presente de abanderados co-estilistas como In Flames. Una pequeña obra maestra.

(http://www.pieceofmetal.com)

Anuncios

Una respuesta

  1. Marvelous article, thank You !!

    septiembre 21, 2014 en 6:43 am

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s