El Ministerio de las Almas Perdidas

Crónica de Amorphis, Madrid Sala Heineken 19-Noviembre-2011

Conciertazo. En una palabra, eso es lo que ofrecieron los finlandeses AMORPHIS en su actuación en la capital. La noche del sábado 19 de noviembre asistimos un derroche de profesionalidad de una banda con una calidad impresionante y que sabe conectar con el público. Un gran show, respaldado por un buen sonido, en el que el grupo no sólo presentó las canciones de su última obra, “The Beginning Of Times”, sino que quiso brindar un repertorio de lo más variado, visitando lugares recónditos de su discografía y, por lo tanto, extrayendo canciones de aquí y allá a modo de muestrario de sus muy diversificadas etapas musicales.

La banda de Death Melódico Progresivo (etiqueta no del todo exacta), fue escoltada por dos formaciones que realizaron unas interpretaciones de auténtico lujo. Por un lado, los alicantinos NAHEMAH, y por otro, los noruegos LEPROUS, invitados que elevaron el conjunto general de la velada.

El Death Metal Progresivo, oscuro, densísimo y generador de atmósferas opresivas de NAHEMAH, fue trasladado a la perfección al directo. Como bien apuntaba un amigo, lo único que les falta es ser suecos o finlandeses, porque quizá su propuesta en España sólo alcance a un minoritario sector del público. En cualquier caso, también han tenido oportunidad de darse a  conocer y demostrar lo que saben hacer fuera de nuestras fronteras en esta misma gira, acompañando a AMORPHIS en parte de su tour europeo.

nahemah-madrid-2-2011nahemah-madrid-3-2011

Su dura música, ejecutada milimétricamente, comenzó a sonar a cabo cuando todavía la sala no estaba llena, y es que se adelantaron los horarios de las actuaciones, por lo que fue una pena no poder disfrutar de su concierto desde el principio. En cualquier caso, los de Alicante evidenciaron su gran nivel compositivo pero, aunque no sea culpa suya, el tono trascendental de su música exige una implicación extra del oyente, que se deje llevar por las sensaciones que transmite, y quizá una aproximación intimista sea lo más adecuado para su poder apreciar la profundidad de unas canciones que necesitan ser vividas, además de escuchadas.

leprous-madrid-1-2011

LEPROUS siguió poniendo piedras sobre el muro sónico construido por NAHEMAH. Esto es, los noruegos acentuaron aún más si cabe la intensidad del concierto con unas canciones de Metal Progresivo muy técnico, bruto y grotesco. Su puesta en escena era llamativa. Sus miembros, todos ataviados con camisa, chaleco y corbata o pajarita, combinando el rojo, el gris y el negro, no pararon de moverse en ningún momento. Muy alocados, llegaron por ejemplo en la trallera “Waste Of Air”, a moverse sin parar mientras tocaban de forma casi espasmódica pero coordinada.

leprous-madrid-2-2011

“Thorn”, “Restless”, “Passing”, “Dare You” o “Forced Entry” fueron algunos de los perturbadores temas que sonaron, en los que destacó el primer plano que ocupaba el teclado de Einar Solberg, vocalista de registros variados que de vez en cuando se alejaba de su instrumento para cantar en otras zonas del escenario, mientras los demás músicos iban a lo suyo.

LEPROUS desde luego se destapó en vivo como una banda de lo más peculiar, cuya propuesta de contrastes inquietantes y voces variadas, con su atolondrada y contundente ejecución, hicieron que su show fuera algo digno de ver.

amorphis-madrid-1-2011

Lo de AMORPHIS fue, sencillamente, extraordinario. Un concierto de hora y media, como es más que habitual hoy en día, pero sin parar, con la misma intensidad al principio y al final y recorriendo diversos pasajes de su trayectoria. Una delicia de actuación que el grupo inició con “Son Of The Sage” y “My Enemy”, dos temas de su último trabajo, “The Beginning Of Times”, poniendo a los numerosos asistentes en disposición de pasárselo como locos con la música de los finlandeses.

amorphis-madrid-2-2011amorphis-madrid-3-2011

La puesta de escena de AMORPHIS, simple y efectiva, consistía en -dejando aparte las latas de cerveza del Mercadona diseminadas estratégicamente por el escenario- un cartel con un paisaje pintado con motivos de su último álbum y el peculiar micrófono, y su correspondiente pie, del cantante Tomi Joutsen, que no paró de animar y fue aplaudido en todo momento.

El show, más largo y “familiar” que las veces que les he visto en festivales europeos, iba a deparar grandes instantes, comenzando por el rescate del “Eclipse” de su fascinante “The Smoke” y una visita a “Elegy” para tocar un no menos apabullante “Against Widows”. Después, un pequeño bajón para el firmante de esta crónica, “Alone” de su “Am Universum”, para volver a su más reciente lanzamiento con un delicado pero al mismo tiempo vivísimo “You I Need”.

amorphis-madrid-4-2011amorphis-madrid-5-2011

Una divertidísima introducción a modo de broma entre Tomi, quien se perdía en su verborrea quedándose casi dormido, y el guitarrista Esa Holopainen, que le llamaba la atención, precedió a la magnífica “Sampo” del “Skyforger”, y después siguió el humor con otra peculiar presentación, y es que AMORPHIS se convirtió en RAMMSTEIN por unos segundos para interpretar el estribillo de uno de los temas más controvertidos y divertidos de los industriales alemanes, “Pussy”. Este prólogo, que nos dejó a cuadros a más de uno, fue seguido del brutal “Vulgar Necrolatry”, versión de ABHORRENCE que fue realizada por el grupo para su debut “The Karelian Isthmus”, cuando AMORPHIS era una banda de Death Metal. Fue una forma de soltarse para el grupo y para parte del respetable con ganas de escuchar algo más duro, y qué mejor forma de hacerlo que recordando el pasado puramente death metalero de los fineses.

amorphis-madrid-6-2011

Por eso también fue bien acogido un tema mágico como “Into Hiding”, del que para mí es su mejor disco, “Tales From The Thousand Lakes”. Aquí Tomi se desmelenó literalmente, haciendo un bestial headbanging con sus características y larguísimas rastas, transformándose en un remolino humano.

Seguidamente el público se puso a botar con “Crack In A Stone” y a emocionarse con “Sky Is Mine”. Los que añoramos los viejos tiempos pudimos disfrutar como enanos, antes de los bises, de un clásico mítico y evocador como “Black Winter Day”.

amorphis-madrid-7-2011

El final, de órdago, lo pusieron tras la pausa tres canciones como “Silver Bride”, “My Kantele” -para la que sacaron una guitarra especial-, reviviendo de nuevo la época del “Elegy”, y cómo no, uno de sus éxitos modernos como es “House Of Sleep”, en la que el grupo dejó de tocar para permitir al público cantar el estribillo, poniendo un bonito colofón a la noche.

amorphis-madrid-9-2011

En definitiva, con una actuación muy completa, dando repaso a sus distintas fases como grupo y que además se pasó volando, creo que no me equivoco al decir que AMORPHIS dejó satisfecho a todo el mundo. Un par de canciones más habrían sido bien recibidas, cómo no, pero la encomiable actitud del grupo, el buen sonido y el repertorio bastaron para calificar el concierto de los finlandeses como sobresaliente.

Crónica y fotos: Enrique Herrero

(www.Hellpress.com)

(Videos by Churchill)

Anuncios

Una respuesta

  1. Marce

    Aquí no llegué a tiempo…las enseñanzas de Saruman no calaron hasta un poco más tarde, pero lo mismo con el calentón de unos días antes con Machine Head hasta me hubiera apuntado

    marzo 1, 2012 en 7:47 pm

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s