El Ministerio de las Almas Perdidas

Archivo para enero, 2012

Crónica de Guano Apes, Sala Heineken, Madrid 22-Enero-2012

Vídeo por Churchill.

Mucho tiempo había pasado desde que Guano Apes dieran su último concierto en nuestro país en el año 2003. Y no sólo ha pasado el tiempo si no que también han pasado muchas cosas, entre ellas la disolución y posterior reunión de la banda, o el paso a un segundo plano en el panorama musical del nu-metal o metal alternativo, seña de identidad del grupo.

Tras tantos años de espera, era normal que las entradas se agotaran mucho tiempo antes del concierto. De hecho, tras una lesión de Sandra Nasic (la cantante) que obligó a posponer la gira, se cambió a una sala de mayor aforo y las nuevas entradas volvieron a volar, se colgaba el cartel de sold out por segunda vez.

Grandes eran las expectativas creadas pero los alemanes no llegaron a cubrirlas todas, en un concierto que podríamos calificar de agridulce. La gira tenía como objetivo presentar su nuevo disco “Bel-air”, mucho más melódico y electrónico que sus anteriores trabajos, con mas semejanzas a la carrera de Sandra en solitario que a la música que practicaban antes de su separación, en una especie de pop-rock moderno. Así pese a que comenzaron con “Quietly” uno de los singles del “Walking On A Thin Line“, el concierto estuvo basado en su más reciente trabajo, olvidándose en demasía de sus trabajos anteriores.

El inicio fue prometedor, con varios de sus hits más potentes como “You Can’t Stop Me” o la coreadísima “Open Your Eyes” que transmitían la fuerza e intensidad de su directo, intercalados con sus temas más recientes, que gracias al buen sonido que acompaño toda la noche hicieron que sonaran mucho mejor en vivo.
Pero la mezcla resultó un poco extraña en directo, con momentos potentes para descargar adrenalina con otros que nos hacían recordar el lugar donde estábamos, una discoteca.

Conforme avanzaba el concierto las canciones del “Bel-air” se sucedían al mismo ritmo que el público se desanimaba. Todo lo contrario sucedía sobre el escenario, donde el grupo se encontraba muy cómodo, lanzándose sonrisas entre ellos y sin parar de moverse, en especial Sandra que no paró quieta ni un momento. Ella era la que sustentaba el show. Ya desde el principio era el objetivo principal de todas las miradas y cámaras que poblaban las primeras filas, pero su carismática y polifacética voz era sin lugar a dudas la mayor fuente de interés, deleitándonos con grandes registros vocales. “Fire In Your Eyes” o “All I Wanna Do” fueron de las destacadas en esta parte del concierto.

El grupo siempre intentó conectar con el público, hablando con ellos o incluso montando una especie de pasarelas para enseñarnos su colección de camisetas, acrecentando esa sensación agridulce, ya que fue algo divertido y original, pero a la vez un poco moñas y rozando el ridículo.Y esa sensación se iba a confirmar con los bises.

Tras una parte final casi hasta aburrida, el grupo volvía de nuevo, esta vez sin su cantante, para hacer una versión instrumental de “Plastic Mouth” con improvisaciones que sonó espectacular y contundente.

Y aún quedaba lo mejor. “Big in Japan” y “Lords of the Boards” sonarían para cerrar y el público se transformó, montando un gran pogo en las primeras filas y dejándonos con la ganas de lo que podría haber sido el concierto si hubiera incluido más canciones antiguas.


En definitiva, un concierto cumplidor, destacando su buen sonido, la voz de Sandra y las ganas por parte de la banda, pero con excesivas canciones nuevas, que no terminan de encajar con lo que han hecho en el pasado.

(http://www.zona-zero.net)

Anuncios

Noticias: Orphaned Land – Bailarina Libanesa amenazada de muerte por actuar con el grupo

Esta es una noticia que, no por tener algo más de tiempo, pierde alguna vigencia.

En el pasado festival del Hellfest francés, pudimos ver un hecho insólito, no sólo por el choque cultural, sino por la simbología pacifista que entrañaba. La banda de Metal Orphaned Land interpretó parte de su set compartiendo escenario junto a una bailarina de “danza del vientre”. Dicha banda es de Israel y la bailarina, Johanna Fakhri, es libanesa lo que ha provocado duras críticas principalmente desde el país de esta última según publica Observers, a raíz de sacar y enarbolar sus respectivas banderas en una de las canciones.

Líbano e Israel permanecen técnicamente en guerra. El Estado judío es considerado un enemigo y cualquier trato con los israelíes se considera delito en la legislación libanesa. Johanna recibió amenazas de muerte lo que le impidió regresar a su país e, incluso, fue tachada de “traidora” por el partido político francés-musulmán PMF, cercano a Hezbollah.

…Resulta inquietante la saña con la que se trata de pisotear cualquier ejemplo de coraje moral, independientemente del bando.