El Ministerio de las Almas Perdidas

Crítica de discos: In Vain – Ænigma 9’5/10

Hacer una crítica de un disco como este resulta difícil (o fácil, según se vea). Estamos ante una auténtica maravilla; la brutalidad refinada, uno de los trabajos más heterogéneos que existen en el género… y bien, ¿qué género? lo curioso es que tampoco cabría perfilarlo en el encorsetado mundo de las etiquetas. In Vain ejecutan un death progresivo con matices black y un millón de espacios imprevisibles, aromas stoner, épicos, como un complicado collage de lo mejor de cada casa. Los noruegos tienen un abrumador talento para hacer canciones creativas, arriesgadas, intensas, contundentes, majestuosas. Acarician con un cuchillo carnicero y golpean inclementes con temas que son pura seda. Enmarañan riffs con sutil habilidad sin acudir a la cómoda velocidad. Son capaces de trasmitir una energía y una intensidad impropia de la mayoría de las bandas de Prog Death. Ænigma es un disco complejo, cautivador, emocionante y asombroso por la variedad de su propuesta. Realmente turbadores.

“Against the Grain” explota inmisericorde con el chorro de voces death/black/limpias que acaba por llamar la atención al oyente más parco. Ambientes progresivos y sorprendentes coros que arropan la tuneladora del doble bombo y las guitarras made in Norway, corrosivas hasta fulminar los bafles. La más pausada “Image of Time” nos vuelve a sorprender con la mezcla vocal, pseudo soprano y las desgarradoras frases de Andreas Frigstad llevando la calma a la más frenética tempestad. Impresionantes.

In Vain nos regalan un respiro con una preciosa instrumental acústica de dos minutos antes de volver a la carga con “Southern Shores” y demostrar por qué son el futuro del género y quitarnos el habla con un tema progresivo, intenso, repleto de coros dignos de Avantasia sobre el que va cayendo la noche paulatinamente. Una batería frenética sirve de base para la impactante “Culmination of the Enigma”: la quinta esencia de esta pedazo banda. La violencia hecha carne, vestida de traje de gala y acicalada para matar. Un temazo que recuerda la grandiosidad de SepticFlesh y la rabia de Kreator unidas de la mano como si hubiesen nacido siameses.

“Times of Yore” arranca con un black death más ortodoxo hasta saltar por los aires con un desparrame instrumental insospechado y transformarla en un tema que pone los pelos de punta a cualquier nostálgico del mejor death americano. Demoledora. Pero no nos confundamos, estos son noruegos y lo demuestran en cada exquisito corte, y así llegamos a “To the Core” donde el buen hacer de la banda nos transporta a las atmósferas oscuras de los antiguos Dark Tranquility o Dimmu Borgir para incluir unos coros limpios que nos desvisten de nuevo el tema, ahora épico e intenso.

Y si creíamos que ya lo habíamos escuchado todo, se guardan otro prodigio sónico con la deathprogresiva “Floating on the Murmuring Tide”, con sonidos espectaculares, saxos, teclados y mil voces envolviendo el portento. El fragmento central es una delicia, de las guitarras de Kjetil Pedersen y Johnar Haaland sale pura magia. Un opus muy inspirado, casi jazzistico, con final orgásmico.

El bonus track “Rise Againts” es tan aprovechable como el resto del disco. Un tema imaginativo y arriesgado por el que matarían millones de bandas y ellos se permiten venderlo como tema extra.

Una producción sobresaliente para un disco sobresaliente. No me cansaré de decirlo: una auténtica maravilla y serio candidato al mejor disco del año.

Churchill.

https://i0.wp.com/static.brutalassault.cz/files/artists/images/InVain2.jpg

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s