El Ministerio de las Almas Perdidas

Archivo para agosto, 2015

Crítica de discos: Cattle Decapitation – “The Anthropocene Extintion” 9.7/10

Tengo que admitir que escojo con pulcritud el tiempo invertido en este blog para escribir las críticas de discos, por eso suelo seleccionar la flor y nata de lo que cae en mis manos, lo que explica que la mayor parte de ellas son buenas o muy buenas (salvo sorpresa mayúscula y negativa de alguna banda consolidada). Así que, quizás, yerre de exclusividad y aparente que todos los trabajos aquí revisados son la hostia y las joyas destacadas, de entre tanto bueno, pasen desapercibidas sin pretenderlo. Esta reflexión quizá me anime a hacer la review de otros discos más “al uso”. (Más que nada para ir frecuentando otros calificativos, que el repertorio de elogios tiene un límite…)

Todo esto viene a colación para resaltar que, muy de vez en cuando, surge algo distinto, arrebatador, sorpresivo, cuasi inmaculado, de entre los millones de propuestas del metal. Suele ser algo excepcional. Hablo de una revelación, una auténtica epifanía. Y señores y señoras estamos ante un verdadero acontecimiento en el mundillo más extremo del género. ¡Alabada la hora que hice caso de las críticas que lo ensalzaban con el más variopinto abanico de aclamaciones y panegíricos! Si Cattle Decapitation, con su anterior trabajo, “Monolith of Inhumanity”, sentaba las bases de un DeathGrind/Brutal Death abrasador de una calidad exquisita, con este “The Anthropocene Extintion” se han salido literalmente. Todo el largo del disco es sencillamente memorable. El mejor disco en lo que llevamos de año, sin lugar a dudas.

Epifanía porque el DeathGrind/ Brutal Death no es el género que más me atraiga, salvando contadas excepciones. Quizá porque innovar con la calidad con que lo hacen estos cuatro californianos en un género tan feroz sea poco menos que un prodigio anómalo. Lamentablemente estamos ante un producto de paladares muy reducido. Hablamos de agresión, aridez y brutalidad llevadas hasta el extremo. Crudeza, violencia y atrocidad sin precedentes pero, inexplicablemente emotivo, intenso, melódico e intrincado. Un disco monstruosamente colosal y superlativo que solo podía salir de cuatro genios de incontestable técnica y talento. (más…)

Anuncios