El Ministerio de las Almas Perdidas

Archivo para noviembre, 2011

Crónica de Amorphis, Madrid Sala Heineken 19-Noviembre-2011

Conciertazo. En una palabra, eso es lo que ofrecieron los finlandeses AMORPHIS en su actuación en la capital. La noche del sábado 19 de noviembre asistimos un derroche de profesionalidad de una banda con una calidad impresionante y que sabe conectar con el público. Un gran show, respaldado por un buen sonido, en el que el grupo no sólo presentó las canciones de su última obra, “The Beginning Of Times”, sino que quiso brindar un repertorio de lo más variado, visitando lugares recónditos de su discografía y, por lo tanto, extrayendo canciones de aquí y allá a modo de muestrario de sus muy diversificadas etapas musicales.

La banda de Death Melódico Progresivo (etiqueta no del todo exacta), fue escoltada por dos formaciones que realizaron unas interpretaciones de auténtico lujo. Por un lado, los alicantinos NAHEMAH, y por otro, los noruegos LEPROUS, invitados que elevaron el conjunto general de la velada.

El Death Metal Progresivo, oscuro, densísimo y generador de atmósferas opresivas de NAHEMAH, fue trasladado a la perfección al directo. Como bien apuntaba un amigo, lo único que les falta es ser suecos o finlandeses, porque quizá su propuesta en España sólo alcance a un minoritario sector del público. En cualquier caso, también han tenido oportunidad de darse a  conocer y demostrar lo que saben hacer fuera de nuestras fronteras en esta misma gira, acompañando a AMORPHIS en parte de su tour europeo.

nahemah-madrid-2-2011nahemah-madrid-3-2011

Su dura música, ejecutada milimétricamente, comenzó a sonar a cabo cuando todavía la sala no estaba llena, y es que se adelantaron los horarios de las actuaciones, por lo que fue una pena no poder disfrutar de su concierto desde el principio. En cualquier caso, los de Alicante evidenciaron su gran nivel compositivo pero, aunque no sea culpa suya, el tono trascendental de su música exige una implicación extra del oyente, que se deje llevar por las sensaciones que transmite, y quizá una aproximación intimista sea lo más adecuado para su poder apreciar la profundidad de unas canciones que necesitan ser vividas, además de escuchadas.

leprous-madrid-1-2011

LEPROUS siguió poniendo piedras sobre el muro sónico construido por NAHEMAH. Esto es, los noruegos acentuaron aún más si cabe la intensidad del concierto con unas canciones de Metal Progresivo muy técnico, bruto y grotesco. Su puesta en escena era llamativa. Sus miembros, todos ataviados con camisa, chaleco y corbata o pajarita, combinando el rojo, el gris y el negro, no pararon de moverse en ningún momento. Muy alocados, llegaron por ejemplo en la trallera “Waste Of Air”, a moverse sin parar mientras tocaban de forma casi espasmódica pero coordinada.

leprous-madrid-2-2011

“Thorn”, “Restless”, “Passing”, “Dare You” o “Forced Entry” fueron algunos de los perturbadores temas que sonaron, en los que destacó el primer plano que ocupaba el teclado de Einar Solberg, vocalista de registros variados que de vez en cuando se alejaba de su instrumento para cantar en otras zonas del escenario, mientras los demás músicos iban a lo suyo.

LEPROUS desde luego se destapó en vivo como una banda de lo más peculiar, cuya propuesta de contrastes inquietantes y voces variadas, con su atolondrada y contundente ejecución, hicieron que su show fuera algo digno de ver.

amorphis-madrid-1-2011

Lo de AMORPHIS fue, sencillamente, extraordinario. (más…)

Anuncios

Crónica de Machine Head, Madrid, La Riviera 16-Noviembre-2011

Creo que no soy la persona más indicada para realizar la crónica del concierto de Machine Head porque, ante todo, creo en las crónicas objetivas, y un seguidor nato de una banda jamás podrá hacer una crónica verdaderamente “crítica”. Aún así, mi conocimiento del ámbito en el que me muevo me ha impulsado a intentar, por lo menos, ser lo más políticamente correcto cuando de Machine Head se trata.
De la prepotencia, a la humildad. De querer ser “dioses”, pero trabajando desde la humildad día a día para conseguirlo.

Soy de los que piensa que un directo de Machine Head es de esas cosas que hay que ver por lo menos una vez en la vida. Sí, podemos encontrarnos gente que “odia” el estilo, que no entiende el mismo, y que considera ruido lo que otros consideramos arte. Efectivamente: un buen amante de la música, valora sea el estilo que sea, lo que es bueno o malo.

Encontrándose en mi top 3 desde hace más de una década, el concierto de anoche era mi quinta vez delante de estos putos amos del metal: llamémoslo como queramos: trash, hard… ¡me da igual! El metal es metal, ¡sin MÁS!.

¡Y sí! ¡Son los putos amos del metal! No hay más. ¿Sigo con la crónica? ¿No haría falta no? Pero sí, ¡qué leches! Para eso estamos aquí, para intentar dar un paseo por lo que ayer se vivió en La Riviera.

A diferencia de conciertos anteriores la normativa de “volumen” de la comunidad se la pasaron por el forro. ¡Como debe ser en un concierto! Ya está bien de ir a conciertos donde la música parezca de fondo. Un concierto tiene que absorberte.

Llegamos a mitad de DevilDriver. Metal sin más. En segunda división. Buenos para amenizar unos minis mientras esperas a Robb Flyin.


Teloneros buenos.

Los siguientes en aparecer, y perdónenme si alguien se siente ofendido, fueron los, digamos, “Justin Bieber” del metal. Es la denominación que encontramos para Bring Me the Horizon. Unos chavalines aparentemente “adolescentes” que aparecieron con camisa y ¡pegando gritos!. Lo que pega en EEUU siempre que tengas una promoción cojonuda y que mueva masas. Pero vamos, si hubiera habido un telón para no verles, y solo escucharles, podría haberlos incluso clasificado de “aceptables”. No fue así y fue un continuo: ¡WTF is happening here!.

Debe ser que nos hacemos mayores.

Sin más, unos minis más y unas risas para acrecentar las ganas para ver aparecer a Machine Head. (más…)


Crónica de Amon Amarth – SepticFlesh, Madrid Sala Heineken 4-Noviembre-2011

La guerra de los dioses paganos, Surtur contra Anubis, mitología nórdica y de oriente próximo. Dos grandes y veteranas bandas del Death Metal, una melódica y otra sinfónica, que están viviendo un gran reconocimiento y llegan arrasando en su gira europea con sus gigantes, vikingos, demonios y vampiros. Entradas agotadas y largas colas bajo la lluvia para “coger sitio” y poder ver lo mejor posible uno de los conciertos de Death Metal más esperados de la temporada.
Para abrir, Septicflesh, una admirada banda griega de Death Metal Sinfónico y oscuro que nos presentaba su octavo disco The Great Mass, acogido como uno de los mejores trabajos Death del año, tras haber dejado el listón altísimo con su anterior obra Communion.
Formada (1990) por Spiros “Seth” Antoniou (voz gutural y bajo), Christos Antoniou (guitarras, sampler), Sotiris Vayenas (guitarras, voz melódica) y Fotis Benardo (batería). Metal Extremo y experimental, con base rítmica endiablada y agresiva acompañada de contundentes riffs, ambientación orquestal de la «Filarmónica de Praga», coros inquietantes y al frente la impresionante voz gutural de Seth Siro Anton, para transportarnos a su oscuro experimento artístico.
Con un público completamente encajonado y poco dispuesto a ceder un centímetro de “su sitio” comienzan a sonar los primeros acordes de la terrorífica y ritualista The Vampire from Nazareth, arropados por la escenografía de grandes lonas decoradas con las increíbles obras de Seth Siro (además de músico, reconocido artista gráfico e ilustrador que además diseña artworks para bandas como Paradise Lost, Exodus, SoilWork, Moonspell…) y un trabajado juego de luces para recrear su mundo de pesadillas y extraños rituales…

Y desde luego que lo consiguieron. Sonido impecable y ejecución perfecta, brutal y con gran técnica a una velocidad imposible que deja los samples ambientales en un segundo plano y permite que la arrolladora voz de Seth Siro tome protagonismo. Acompañan al delirio las poses de oscuro maestro de ceremonias de su vocalista, peculiar juego participativo con el público, que tiene su momento más álgido con el tema Persepolis, donde sus seguidores esperan la habitual orden de ejecutar un “wall of death” (la gente abre un pasillo central y luego chocan entre sí a la carrera)  que desde luego obedecen con entusiasmo. Complicidad con los asistentes sin caer en numeritos simplones y primando la música.

No nos cabe duda de que esa noche Septicflesh ganó nuevos adeptos con su potente sonido e inquietante puesta en escena desgranando en su Set List ocho temas de sus dos últimos trabajos: The Vampire from Nazareth, Communion, We, the Gods, Pyramid God, A Great Mass of Death, Anubis, Persepolis y Five-Pointed Star.
Tras el descenso a los infiernos y las sensaciones inquietantes llegó la batalla épica y la fiesta pagana de Amon Amarth. El ejercitó se reunió al completo, sin bajas, en el día y a la hora pactadas.
Con las armas afiladas y las gargantas a punto, nuestro Víkingr  Johan Hegg inició el combate con War of the Gods. La tribu Amon Amarth desplegó a todos sus guerreros en el escenario con Johan Hegg a la cabeza (vocalista) los guitarras Olavi Mikkonen y Johan Söderberg, el bajista Ted Lundström y el batería Fredrik Andersson. Desde el inicio el enemigo quedó rendido a sus pies y no tuvo más remedio que unirse al resto de guerreros y a los gritos de guerra.

(más…)


Crítica discos: Insomnium – Above the Weeping World (2006) 9,7/10

Aire fresco desde Finlandia. Insomnium alimentan y reflotan con su tercer “Above The Weeping World” la escena death metal melódica, con personalidad, calidad y un álbum excelente de principio a fin.

Herederos principalmente del sonido de Dark Tranquillity, le añaden los toques de oscuridad de Katatonia, y los (muy sutiles) elementos folk de Amorphis para conformar un sonido propio que da un empujón a una escena últimamente parca en ideas. Guitarras dobladas de tintes melódicos, voz desgarradora a-la-Mikael Stanne, pasajes o más bien paisajes acústicos que aportan el toque progresivo, riffs incluso adictivos adornados con trabajadas líneas de guitarra solista, batería trabajando de motor con la propulsión del doble bombo, audible y presente bajo, y casi completa resistencia a la tentación de adornar su death metal con excesivos y superfluos teclados paisanos. Estos son los hechos diferenciales del cuarteto finés.

“Above The Weeping World” es la culminación de un trabajo iniciado con “In The Halls Of Awaiting” y “Since The Day It All Came Down”, un álbum soberbio donde se inició el camino hacia la melodía en unos términos más doom y melancólicos que los que acredita su actual trabajo. Sin duda estamos ante una de las carreras más prometedoras del estilo, con tres discazos en su haber.

“The Gale” abre ostentosamente el camino hacía la melancolía, tras el sonido de la lluvia y las frágiles notas de piano, en lo que es la instrumental banda sonora de la oscuridad, adornada con sintetizados violines que dan el toque clásico necesario para envolverla de épica.

Cuidadosamente preparado el oído para lo que se avecina, “Mortal Share” es todo un homenaje a Dark Tranquillity, el tema que mejor refleja la influencia que el veterano grupo sueco ha ejercido sobre Insomnium, con guitarras dobladas ultramelódicas dibujando líneas pegadizas sobre una base de riffs rítmicos y original batería que varía entre medios tiempos y la rapidez propia del estilo.

La excelente “Drawn To Black” aglutina todas las características de Insomnium. El sonido de guitarra combina el death metal tradicional sueco con la oscuridad que desprenden los riffs con aires de Katatonia. Los inteligentes instantes acústicos dan riqueza a una larga composición que se erige como la mejor del álbum. De nuevo es remarcable el trabajo de la sección rítmica del dúo Sevanen/Hirvonen.

“Change Of Heart”, se mueve sobre terrenos más tranquilos en gran parte de su recorrido. Iniciado a modo casi de nana, se transforma en una progresivo medio tiempo épico en el que tímidamente asoman los teclados. Las guitarras acústicas reaparecen dándole un agradecido toque Anathema.

Lentas guitarras acústicas y susurros introducen a “At The Gates Of Sleep”, otro mayestático medio tiempo, donde el bajo del también vocalista Niilo Sevanen juega un papel crucial. De compacta armonía y potencia, presenta un interludio instrumental acústico donde afloran los sutiles tintes folk, otrora más presentes en Insomnium.

“The Killjoy” es uno de los cortes más heavies, amén de las guitarras rítmica y solista de corte más clásico, y cuenta con un apoteósico final. “Last Statement” es un desesperado viaje por la música de Insomnium en todas sus vertientes, destacando los remarcados toques progresivos de sus instantes acústicos, que pueden recordar en detalle a Opeth o Porcupine Tree, exaltados al final en lo que es uno de los mejores momentos del álbum donde exquisitas notas de guitarra dibujan un escenario extático.

Es hora de citar a otro grupo (repasemos referentes: Dark Tranquillity, Amorphis, Katatonia, Anathema, Opeth y Porcupine Tree) presente en el sonido de Insomnium, In Flames. Sus artes guitarreras son más perceptibles que nunca en “Devoid Of Caring”, especialmente en los riffs iniciales. La canción vuelve a ganar enteros en su atmosférico final, grandioso clímax melódico donde se desata algo más que música, el importante sentimiento. (más…)